Newsletter

23-Jun-2019

¿Cómo mantener el equilibrio entre vida laboral y personal?

Podría ser un adicto al trabajo o sin irnos al extremo, un profesional responsable y comprometido con su tarea, con ganas de crecer, superarse, y ganar más y más proyectos. O incluso aquel que busca cumplir con sus obligaciones y a veces se ve abrumado por la carga laboral del día a día.

Sea cual fuere su caso, es importante que le siga dando un espacio a esos momentos de ocio, de relax, de compartir con su gente, de disfrutar de lo que más le gusta y de liberar su mente.

En definitiva, debe poder ser capaz de equilibrar su vida laboral y personal.

¿Cómo encontrar esos espacios –esenciales para mantener el nivel de productividad– y darles el valor que se merecen?

Aproveche la semana

Una buena idea sería aprovechar al máximo la semana (acomodar los horarios de acuerdo a tus prioridades, deadlines y preferencias) para así tener libre el fin de semana para actividades que le den placer.

Para ello, es esencial eliminar las distracciones que puedan quitarle tiempo útil de trabajo.

Durante la semana podrían surgir imprevistos que harán extender la “jornada laboral”, o podrían aparecer planes inesperados que no querrá desaprovechar en el momento

Esto lo irá acomodando como mejor le resulte. Lo importante es que se organice de la mejor manera posible, para trabajar al máximo (dentro de sus propios límites) durante la semana, tratando de respetar los horarios, y poder sacarle provecho al fin de semana con actividades extras.

Planifique sus vacaciones

Y si de disfrutar se trata, planifique las vacaciones con antelación, organícese con tiempo para tener todo bajo control llegada esa fecha.

¡No las postergue! Son más que merecidas y es su momento personal de recreación. Ha trabajado arduo para poder tomarse ese respiro y es importante que las aproveche al máximo.

Y aquí algo importante, sus vacaciones son sus vacaciones. Avise con antelación a sus clientes, organice sus proyectos, anticipe prioridades, adelante trabajo si es necesario y esos días disfrútelos al máximo: desconecte el celular y evite chequear los mails de trabajo. ¡Es lo más sano!

Realice alguna actividad recreativa

Otra buena idea es buscar alguna actividad, hobbie o deporte para realizar durante la semana, una vez terminado el trabajo, o durante el fin de semana.

Todos necesitamos de un “cable a tierra” que nos ayude a despejar la mente, olvidar por un rato las preocupaciones y obligaciones, y sólo pensar en ese momento único que nos llena de alegría y motivación.

Sentirá además que se estás dedicando un tiempo a usted mismo, y eso es muy importante porque ayuda enormemente a su auto-estima.

Establezca límites

No deje que el espacio laboral lo “invada”. Si trabaja desde su casa, procure tener su oficina separada del resto de los ambientes.

Aunque no lo crea, esto ayuda a diferenciar ambas esferas (personal y laboral). Respete esos límites

Una última sugerencia super válida

Aprenda a decir “no”. Puede ocurrir que ya hubiera programado una actividad recreativa o tomarse un día libre y justo un cliente le solicita trabajar ese día.

Para ello, maneje sus prioridades en consecuencia y negocie con el cliente para poder hacer uso de su propio beneficio y no postergarlo.

Cuidar de su vida personal y social teniendo estos momentos de ocio será clave para mantener su productividad.

 

Compartir