Newsletter

30-Nov--0001

5 Pasos para cumplir metas y no abandonar sueños

La vida no es una carrera de velocidad. La vida es una carrera de maratón.

Estará de acuerdo en que esta famosa frase está conectada con la palabra: persistencia. Comparar la vida con un maratón nos da la idea de que debemos continuar a pesar de que estemos cansados, aunque no tengamos energía para seguir, aunque tengamos que enfrentar dolor, sacrificio y obstáculos que parecen invencibles.

Cualquiera que haya sido la meta que se propuso, tenga por seguro que para lograrla va a necesitar implementar uno de los elementos principales del carácter triunfador: La persistencia.

La persistencia en su versión más sencilla no es otra cosa que, demostrar perseverancia a pesar del aburrimiento, el cansancio o la frustración. Estos son los pasos para acrecentar el poder de persistir, pasando por encima del aburrimiento, el cansancio y la frustración.

Paso 1. Identifique la meta con absoluta claridad.

Si se tiene problemas para definir cuál es la meta, pregúntese a sí mismo: ¿Qué es lo más importante para mi en este momento? ¿Qué es lo que en realidad deseo lograr? 

Este primer paso ayudará a mantenerlo enfocado y a evitar distracciones.

Paso 2. Desarrolle un sistema.

En nuestra sociedad actual, una persona común trabaja 8 horas para ganar un sueldo, duerme una media de 7 horas, y entre comer y el cuidado personal usa alrededor de otras 3 horas. Si restamos a 24 horas 18, nos quedan 6 horas libres por dia. Pero la mayoría de las personas que abandonan sus metas, afirman que no tienen tiempo, que el dia no les alcanza para todo lo que tienen que hacer y con eso justifican el abandonar el logro de sus metas.

Claro que esto no significa que se vaya a convertir en una máquina o que vaya a tener un horario agobiante. Porque no es coherente perder su salud para lograr sus metas. Lo que se tiene que hacer es implementar un sistema que le permita realizar las cosas que tiene que hacer, a la misma hora, en el mismo lugar y de la misma forma; para que se conviertan en una rutina y después en un hábito.

Paso 3. Mantenerse sano, fuerte y funcional.

Es importante que evite la fatiga crónica. Acostúmbrese a ir a dormir temprano para que pueda levantarse temprano. Si esto no es posible, duerma una siesta de poder de veinte minutos durante el dia. Coma cinco alimentos pequeños, en vez de tres grandes. Aprenda a hacer relajación profunda de manera práctica e improvisada. Y asegúrese de hidratar su cuerpo y cerebro tomando suficiente agua.

Recuerde, no tiene que ser una máquina, ni tener un horario agobiante. Sólo convencerse a sí mismo de que para lograr sus metas, necesitas ser disciplinado, implementar rutinas saludables y adquirir hábitos que le ayuden a mantener cuerpo y mente, sanos y fuertes.

Paso 4. Crea en usted y en su capacidad de crecer.

Un piloto de avión tiene la garantía de que las turbinas que están pegadas a las alas del avión que va a pilotear, son tan fuertes como para mantener su avión lleno de maletas y pasajeros, en vuelo. De hecho, todos los aviones están diseñados para mantenerse en vuelo, aún con carga máxima, usando un sólo motor.

Hay que darse cuenta de que usted, como todo ser humano, tiene el poder de acrecentar su capacidad para volar tan alto como quiera llegar, si tan sólo se esfuerza en acrecentar su persistencia.

Piense que la persistencia es ese sólo motor que aún con carga máxima le puede mantener en vuelo. El límite de su capacidad está en los hábitos que establezca para persistir, en la valentía que debe tener para levantarlo después de las caídas, aprender de los errores y continuar sin permitirse abandonar la carrera. Usted tiene el poder de llegar tan lejos como quiera llegar. 

Paso 5. El enfoque.

Enfóquese en el aquí, el ahora y tome al menos una acción diaria que le acerque a su meta. Las actividades pasivas como ver televisión, jugar videojuegos o pasar mucho tiempo en las redes sociales se convierten en un problema sólo cuando se realizan en exceso. De hecho, también otras actividades que podríamos considerar “buenas” pueden convertirse en vicios; como por ejemplo trabajar demasiado, hablar mucho tiempo por teléfono o hacer demasiado ejercicio.

La pregunta entonces es: ¿Cuánto tiempo es demasiado?

Y la respuesta está en que visualice la meta que quiera lograr de forma clara en su mente, porque así le será más sencillo enfocarse en la siguiente acción que sabe que debe realizar para seguir avanzando.

En un maratón sólo se tiene que mover un pie delante del otro. En la vida real sólo se tiene que realizar una pequeña acción de manera persistente todos los días. Así evitará distracciones, y pasará por encima del cansancio y el aburrimiento. De este modo cada día estará tomando un paso contundente que inevitablemente le va a llevar a lograr su meta.

La vida no es una carrera de velocidad; porque los seres humanos nos esforzamos a diario para hacer realidad sueños cada vez más nobles y cada vez más grandes, que no se pueden cumplir en un corto periodo de tiempo.

Compartir